Archivo de la categoría: Principal

Un Paseo por las Nubes

“Mientras más conozco a los hombres, más me gusta mi perro”. La primera vez que escuché esta frase, atribuida a Lord Byron, me pareció un insulto al género humano, si bien dicha en un contexto determinado, se entendía como una forma de resaltar algunos defectos humanos y ensalzar la raza canina.

He de confesar que nunca he sido un amante de los perros. Nunca había tenido uno, ni entendía de perros, ni de su crianza, ni mucho menos de su mentalidad. Pero hace 9 años, mis hijas me pidieron uno, con la condescendencia de mi mujer. En casa somos 4 y tres son mujeres, así que aunque me negué en rotundo, lo que hice fue comprarme un libro, su título: “Como educar a su perro” y al año tuve que ir a recogerlo…

Los primeros tiempos fueron… difíciles, por llamarlo de alguna forma suave. Desde los llantos de las primeras noches-madrugadas, que te hacían levantarte y darle el biberón, volviendo a recordar otras noches similares de mis hijas, hasta el temor a que lo robaran o que se ahogara en la piscina, que me llevó a hacerle un cercado de madera solo para él. Yo, que lo mas grande que había hecho de madera era un barco de palillos de dientes, cuando usaba pantalón corto, hace ya ….

Un día al salir de casa vi al perro en la puerta, corriendo hacia dentro. ¿el cercado abierto? Lo vuelvo a meter y antes de girarme, lo veo trepar y salirse. Había pasado un mes desde mi gran obra y… ya no servía para nada.

Más adelante, al llegar a casa, comprobamos como la parte delantera de ésta estaba totalmente llena de algo blanco, como si hubiera nevado. El perro estaba encima de esos “copos de nieve”, mirándonos fijamente. Era el relleno de un sofá que teníamos detrás. Al sofá le siguió un abeto que plantamos en la entrada y decorábamos todos los años por Navidad, ¡parece que no le gustaba!. Después fueron todas las luces del jardín, ¡querría intimidad!. En poco tiempo rediseñó el jardín, para alegría del jardinero. Después se ensañó con las bicis de la familia e invitados. Los sillones eran su debilidad, incluso los frenos o las ruedas. Todas acabaron en el cercado del perro, cerrado con un candado, menos mal que le busqué una utilidad a mi obra maestra…

A medida que pasaba el tiempo, la travesura era más grande, la bronca al perro en su justa medida y la obediencia hacia mí se incrementaba. Llegó un día que me obedeció y me hizo caso… ¡Al fin alguien lo hace!, pensé.

El seguía a lo suyo. Zapato o prenda de ropa que veía, a por ella, menos las mías. Todos los días me recibía y me pedía su paseo diario. Al principio él me paseaba a mí, con el tiempo, logré que fuera al lado mío. De vez en cuando se escapaba y cuando veía que estabas detrás, más corría y yo detrás… Durante más de 4 años, tuve que dejar el coche en la calle, pues o se escapaba cuando entraba, o lo que es peor se subía al coche y lo rayaba ¿y si le gustaban mis ruedas como las de las bicis? El coche no cabía en el cercado, así que a la calle…

Y luego estaban los ladridos. Casi siempre a media noche… ladrido de gato, de lagartija, de contestación a otro perro, de alerta, de yo que sé… era como si te ladrara al oído en el silencio de la noche, a levantarse y ver que pasaba. Todavía recordamos la noche del gato subido en el limonero…. Eso da para una entrada sola.

Un día estaba en la cocina y escuché un ladrido seco, repetido y muy grave. Uno nuevo. Salí y lo vi rodeando la piscina, era su piscina pues era de baño diario, pero cuando lo hacíamos nosotros, él se quedaba fuera. Ese día una de mis hijas estaba bañándose y cada vez que se sumergía y buceaba, el perro emitía ese sonido nuevo… ¡la estaba vigilando!. Le dije a mi hija que aguantara un poco más y… ¡el perro se tiró por ella a salvarla!. Ahora fui yo el que dije, ¡Guau!

Y así transcurrieron los años, cada vez menos travieso, mas cariñoso y con más detalles. Te recibía todos los días al llegar, conocía perfectamente el ruido de los motores de los coches, en cuanto girabas la esquina, corría a la puerta. Por las mañanas tan solo bajar la escalera, ya estaba aporreando la puerta de la cocina para que le abrieras y le dieras algo. Y los fines de semana, si tardabas algo más en bajar, llamaba a la puerta para despertarte, por si te habías dormido. Siempre me despedía en la puerta del coche, menos cuando salía de noche o muy temprano, entonces desde su casa, como diciendo el madrugón es para tí…. Y cuando veía encender la barbacoa se sentaba delante, como vigilando el fuego, nunca lo tocaba, sabía que ese día comía otra cosa.

Este verano empezó a dar muestras de agotamiento, de cansancio, algo muy raro. Después de hacerle mil pruebas, no se sabía que le pasaba, el último mes y medio no se podía levantar, andaba a rastras, era un perro-morsa. Y en este tiempo le hemos dejado dormir dentro de casa, por primera vez desde que le hice el cercado… Como lloraba y se arrastraba cada vez que quería salir de casa para hacer sus cosas, dentro nunca. Todas las noches, antes de subir a dormir, me sentaba con él, a tocarlo, acariciarlo y convencerlo de que tenía que ponerse mejor. La última semana logré levantarlo y que diera conmigo vueltas a la casa. Poco a poco.

Tras las últimas dos vueltas del miércoles, se metió en casa y se tumbó. No se podría mover, le dolía todo. El jueves viendo que no reaccionaba, lo llevamos a su veterinario. A una hija mía y a mi, nos costó un gran esfuerzo subirlo al coche, aún pesaba bastante. Había que hacerle una prueba al día siguiente, así que se tenia que quedar. Cuando nos íbamos, me volví y lo vi en la camilla, incorporado y con la cabeza torcida, mirándonos de una forma muy especial, una mirada para no olvidarla era lo más que se había movido en dos días. Mi hija también se dio cuenta. “Papa te has dado cuenta de cómo nos ha mirado”.  

A la mañana siguiente, decidió escaparse una vez más, esta vez para dar un paso solo, seguramente por las nubes, entonces entendí su mirada del día anterior y el esfuerzo que hizo por dedicarla. Era su despedida…

Quizás ahora entienda más esa frase del principio, o le de otro sentido, pero como una forma de ensalzar a los perros, no de denigrar al hombre y sin entrar en polémicas. Nunca pensé que escribiría una entrada del blog a mi perro, tampoco pensé en tener perro, la verdad. “Quien me ha visto…”. Pero creo que si alguien es capaz hacer cambiar de opinión a una persona, de hacerle evolucionar y de enseñarle nuevas cosas, eso es sin duda una de las lecciones y los fines del positivismo y, por tanto, merece una entrada aunque sea un animal, un perro en este caso.

Y además, mis sentimientos me lo piden. ¡Gracias Pipo! Hasta siempre… y buen paseo por las nubes.

pipo-1

Mayor de Edad

ORIGINAL MAYOR DE EDAD

Cuando salí de la consulta del médico, un repaso mental del calendario ya me indicó que el día fijado, 6 de Abril, era Lunes Santo, por lo que ese año no podría salir con mi Hermandad el Domingo de Ramos. Como podría imaginar, que con el paso de los años, esa ausencia en la Semana Santa sería presencia perpetua, pero ya siempre en compañía.

Y llegó el día, en silencio, sin decir nada a nadie, nos fuimos a la clínica los dos. Esa mirada al cerrar la puerta nos delataba, ¡nunca mas seríamos dos!. Todo fue muy rápido. A las 2, sonó el teléfono y escuché al otro lado “baje la ropa, todo ha salido bien”. En un segundo me encontraba en un sótano frío y, tras una puerta, apareció una enfermera con ella en brazos, toda vestida de rosa y me la puso en los míos. Aún recuerdo como me reía cuando nos pusimos frente al espejo del ascensor, esa imagen de los dos cara con cara…. Y como a los pocos minutos esa risa se trasformó en llanto, cuando nos abrazamos en la cama los tres, la primera vez… junto a un osito blanco, que aún hoy nos acompaña.

Ese año tampoco fuimos a la feria, otra ausencia que luego sería presencia perpetua y hasta discrepancias en la hora de volver… Y a los 20 días de nacer, salimos los tres a celebrar que hacia un año que mamá y yo nos habíamos casado. Fue tu primera vez en un bar, completando una pareja, ya de tres.

Y de eso han pasado 18 años…

Yo no se lo que es ser el primer hijo, pero si pude sentir lo que es tener el primero. Todo es nuevo para todos y se va aprendiendo con el paso del tiempo. Siempre abriendo camino y siempre experimentando. Se hizo mayor, por primera vez, en una lluviosa mañana de Agosto, tres años después, en ese mismo sótano frío, en ese mismo ascensor y con ese mismo osito… cuando cogió a su hermana en brazos y se lo regaló.

Y de eso han pasado 15 años…

Siguió creciendo siendo ya la mayor y abriendo camino. Marcando su personalidad: Constante, responsable, persistente, a veces muy frágil, a veces muy fuerte, pero con un gran fondo. Aún recuerdo el día que, vestida toda de blanco, tras pasar un gran día de primera comunión , vino con el dinero que le habían regalado y nos lo dio, “porque os habréis gastado mucho dinero en mi comunión”. Solo tenía 10 años…

Y de eso han pasado 8 años…

Hasta que se convirtió en la hermana mayor, siempre fue mi único lazarillo, luego lo compartió, y más tarde se convirtió en ese lazarillo de momentos especiales. Desde los 11 años conmigo el Domingo de Ramos, como recuperando el de aquel año que no pude salir por ella, aunque aún no estuviera aquí. Esa madrugá con 13 años, que pasó toda la noche en la calle y en la que nos prometimos que el año siguiente, con 14 años, saldríamos en el Señor de Sevilla. Y así fue. La primera vez de los dos. La primera vez que yo no era el que la guiaba, sino que nos acompañábamos.

Y de eso han pasado 3 años….

Todo esto tiempo creciendo, ya es más alta que yo y se ríe por eso, tampoco eso es tan difícil… pasando buenos momentos, quizás con alguna discrepancia, pero de esas no me acuerdo, siempre con peticiones, pasando por esa edad complicada, la de querer ser mayor sin serlo, pero eso es algo que pasa con el tiempo… queriendo ser la dueña de su destino, hasta el punto de hacerse un segundo pendiente…

Y de eso ha pasado 1 mes…

Y hoy cumples 18 años, esa edad mítica que marca la Mayoría de Edad. ¡Felicidades! no solo por eso, sino por haber venido y por habernos dados 18 abriles, nunca mejor dicho, con tu sonrisa.

Este es el momento en el que, ahora sì, te haces mayor de edad. Pero esto es una etapa más, no el final de nada, ya lo verás. Es el comienzo de un momento nuevo. Momentos de Universidad, de asumir responsabilidades, de empezar a elegir un destino y, seguramente, de comenzar a buscar o simplemente encontrar quien te acompañará en el futuro, en otro día vestida de blanco…

Pero hay algo que aún no sabes y te revelo por primera vez. Aquel 6 de Abril, en ese ascensor, ante ese espejo y cuando estábamos cara con cara, sentí un escalofrío por el cuerpo y como caía un peso sobre mi. Puede ser que ese día me hice Hombre de verdad y esos fueran los síntomas. Mis primeras palabras para ti fueron “Mi niña”, creando un vínculo especial, que podría añadir a esa palabras un “para siempre”. Algún día sentirás esto en ti misma y lo entenderás.

Y entonces entenderás también, que aunque hoy seas mayor de edad y quieras ejercerla, eso se quedará para mi, para siempre, como retumba en mi cabeza esa melodía que nos acompañaba tantas noches, con ese osito blanco, esa nana tan especial… “Belencita duérmete, a la ea ea ea”

Los Fofisanos

flores fofisanas

¡Hola a todos de nuevo! Lo primero que debo hacer en esta entrada, es responder a una pregunta que me habéis hecho muchos de vosotros ¿cuando vas a publicar, Leo? . Agradezco la pregunta, pues eso significa que hay alguien que me lee… Pero dicen que no hay buenas preguntas, sino buenas respuestas y esta debe estar a la altura de la pregunta y de los que la han hecho.

Reconozco que he estado algún tiempo sin acudir a esta cita. Y podría decir que “he estado de vacaciones”, pero sería faltar a la verdad. También algo más intelectual e incluso interesante, “mis obligaciones no me han dejado tiempo”. Y sería algo verdad, pero no toda, un porcentaje muy bajo. La realidad ha sido más cruel y más dura. Me ha faltado inspiración. Si lo reconozco, las que se han ido de vacaciones o no han tenido tiempo para mi, han sido mis “musas”. Y no por falta de intentarlo. He escrito varias entradas, pero no han superado la propia censura del que la escribe, esa segunda lectura uno o dos días después de escribirla, y no las he considerado dignas para aquellas personas que se enganchen a este blog y gasten 2 minutos de su tiempo. Quizás haya sido miedo a defraudar, o solo ganas de elevar el nivel. Pero lo reconozco, Leo, aunque es siempre positivo, también tiene momentos de duda y escepticismo.

Pero hace unos días, leyendo algunas cosas, volvió mi “musa” particular y apareció ante mi una nueva figura, el FOFISANO. La cual me inspiró y me dio pie a escribir de nuevo y pasar todas las censuras.

Leo, ¿que es esto del Fofisano? Eso mismo pensé yo, hasta que me empapé de su significado. Algo tan sencillo como un hombre de buena planta, pero donde su “tableta de chocolate” se ha derretido, dando origen a un incipiente o prominente, depende, espesor e hinchazón abdominal. Esto deriva en una curva que va desde debajo de los pectorales, hasta debajo justo del ombligo, muy apreciada si se ve de perfil, y no confundir con el de Facebook, e incluso digna si se ve de frente.

No seas rebuscado Leo, eso es la panza de toda la vida. Si, pero no. El Fofisano es tendencia, casi Trending Topic, representa el hombre al que la vida le ha dado salud, prosperidad y le rebosa, nunca mejor dicho, felicidad y éxito. Y si analizamos sus principales exponentes o líderes, pues aún se entiende mejor: Brad Pitt, Kevin Costner, Tom Hanks, George Clooney (será por el nespresso). Vamos Hollywood al servicio de la causa.

Leo, que me dices, ¿que la panza está de moda? Que ya no soy un gordito feliz y que ahora soy un Fofisano… Pues si, amigo. Alguien con mucha sabiduría ha sabido canalizar esa reflexión de filósofo que escuché hace tiempo. “ Solo hay un vida, pero muchas tallas” Y ha creado una nueva tendencia de moda, la de los Fofisanos, (que viene del clásico Fofi, diminutivo de fofo, carne floja o gordito y del moderno, Sano, de feliz y saludable, lo que traducido resulta gorditofeliz). Y esa tendencia de moda se representa en camisas amplias, a poder ser por fuera, para disimular el entalle de la cintura. Suele acompañarse de barba de algunos días, pero no por ser un proyecto de hipster, sino para disimular el principio del ensanche por debajo de la barbilla, papada para los conocidos. Y, sobre todo, no importa que se vea en los lugares tópicos y típicos de estas fechas, playas y piscinas.

Leo, estoy emocionado, por fin me das una alegría y un halo de esperanza. Esto si que es una entrada positiva. Podré quitarme la camiseta este verano y enseñar mi contribución invernal a mi salud, es decir que soy más Fofisano que antes…. Gracias de verdad Leo, y por mi pásate varios meses sin escribir. Me voy a celebrarlo con una buena comida…

Tampoco te pases, hombre, que los excesos nunca son buenos. Pero en el fondo, si que llevas razón. Si este es un blog que busca la alegría y la positividad en todo, el Fofisano es su máxima expresión. Es una segunda oportunidad, como indulgencia plenaria, a todos los que la dieta iniciada en Septiembre y renovada en Enero, no ha dado sus frutos. Sin duda, por que no fue bien prescrita, pues se ha seguido “escrupulosamente” o bien porque tu constitución es así y generas más calorías de las que gastas.

Pero también es un rayo de esperanza para lo que viene. ¡El verano! El Fofisano no tiene porque sacrificarse, para qué, si es tendencia. El músculo y la “tableta” de chocolate forman parte de la “casta” de No-Fofisanos, que además son minoría. Y no hay que analizar las encuestas del CIS, sino visualmente se ve. Ya me imagino a los Fofisanos al grito de “Si se puede” en los bares del litoral español, mandar al paro a la ensalada, la fruta, las bebidas isotónicas o bajas en calorías y al Té, sobre todo al Té en sus vertientes rojo y verde, ¿conocéis a alguien que le guste? Todo el que lo toma y le preguntas, solo responde, “quema mucha grasa”. Y en su lugar, ocuparán las mesas y las barras esa cerveza fresquita, esos fritos de pescado y, porque no, esas carnes en barbacoas y esas copas largas de postre. Y siempre con un runrún de fondo: risas y felicidad. Un tiempo nuevo, un movimiento social, pero de verdad. ¿a que me sonará esto?

Y para acabar me gustaría hacer una reflexión final. Si Dios creó al hombre y luego a la mujer, para vivir en el paraíso, y estamos en momento de igualdad y paridad total. ¿cuando tendrá el Fofisano pareja? ¿será el Fofisanismo un movimiento machista? ¿quién serán sus exponentes y cual su nombre? Estas cuestiones deben ser prioritarias y resueltas en este tiempo nuevo y, sin duda, darán para otra entrada en el blog… igual hasta muy pronto…

19 de Marzo

Retoque 19

Hoy es 19 de Marzo, San José, y como muchos sabréis el Día del Padre y que mejor que la entrada de este mes sea dedicada a los Padres en general y al mío en particular.

Si, porque aunque no esté de moda, con esta carta voy a realizar una especie de homenaje-celebración al Padre en su día. Hoy es más actual celebrar el día de la mujer trabajadora, el día sin humo, el día de del orgullo gay (que dura una semana), el día contra el maltrato animal y así un largo etcétera. Hay más días de algo, que días en el año.

No quiero que esta entrada sea una reivindicación del Padre, hombre, frente a nada ni a nadie. Solo poner la figura paterna en su sitio. Y se que hacerlo en 2015, es un ejercicio donde la posibilidad de que sea catalogado de machista, retrogrado o algo peor es muy alta, pero no por eso no lo debo intentar. Si alguien se considera ofendido, le pido disculpas por anticipado, por si acaso.

Para glosar la Padre, uno solo puede mirarse en el suyo, o en si mismo si ya lo es. Hacerlo en el segundo, es un acto de egocentrismo impropio de este blog. Además nadie sabe como ser un buen Padre, eso no te lo explican nunca, ni nadie, ni en ningún sitio y, como en otros órdenes de la vida, se hace por imitación. Lo que se ve y nos gusta lo imitamos. Así de sencillo. Y lo que no nos gusta, pues lo vamos cambiando. Esto aplicado a la figura paterna es así, recordemos que detrás de un Padre siempre hay un Hombre y su capacidad mental da para lo que da… que no es poco. Normalmente el hombre es más racional y menos emocional. Y como se recuerda en algún video que circula por la red, tiene la capacidad de dejar su mente en blanco, en “stand by” y no pensar en nada.

Esta racionalidad hace que el Padre sea, en muchas ocasiones, menos cariñoso, menos expresivo y tenga que hacer el papel de autoritario y rígido. No le importa ser el “poli malo” de la familia, primando el fin último: El bienestar general de los suyos y que sus hijos anden por el mejor camino posible. Esto, a veces, les hace ser unos incomprendidos e incluso algún que otro encontronazo con los hijos.

Pero el Padre no es así. Se emociona, siente, padece, es generoso, ¡que mayor acto de generosidad que dejar el papel de “poli bueno” a la Madre, para que se luzca!, se sacrifica y aunque no lo parezca o no lo demuestre, tiene en su mente los problemas de sus hijos. Es trabajador, por desgracia hoy día si las circunstancias lo permiten claro, y tiene claro que lo suyo es de todos.

Como sabréis los seguidores de este blog, en muchas ocasiones para valorar lo que se tiene, no hay nada como poner la frase en negativo. ¿qué pasaría si no se tuviera? Hacerlo con la figura Paterna. ¿qué pasaría si no existiera? Y aquí dejo un espacio en blanco para que cada uno reflexione…

Ser Padre hoy es algo muy difícil, entre otras cosas porque las Madres ponen el listón muy alto y, además, actualmente la figura del hombre está en clara regresión, depresión o retroceso. Casi en peligro de extinción…

Por eso más que nunca hay que ser optimista, positivo y reclamar la figura del Padre, como parte esencial de la familia y de la sociedad. Seguramente lo que hoy nos irrita de nuestro Padre, mañana lo comprendamos, pasado lo imitemos y más tarde lo añoremos, como siempre ocurre, cuando ya no lo tengamos y no se le podamos decir.

Así que manos a la obra. Lo primero es de justicia ¡Gracias Papá! Por tus broncas en el momento justo, que ahora entiendo. Por tu sacrificio en muchos momentos y que seguro te habrás sentido incomprendido. Por tu ejemplo, que se intenta imitar y que no se sabe si sale o no. Por tu esfuerzo, siempre presente en tu vida.

Lo segundo es de justicia. ¡Perdón Papá! Por que seguro habré metido la pata en más de una ocasión e incluso te habré hecho algún daño, espero que poco.

Estos dos párrafos anteriores los aplico a mi Padre, pero seguro que casi todo slso podréis aplicar también.

Y por último, de hombre a hombre, de ser racional a ser racional, de Hijo que ya es Padre a Padre, por si no te lo he dicho nunca, aunque lo haya pensado, ¡Te quiero Papá!

«Empieza una buena historia»

IMG_4161

¡Hola a todos de nuevo!. He dejado pasar el mes de Enero, para distanciarme de nuestras últimas Navidades y dejar que la resaca navideña pase. Pero no por ello quiero dejar al lado esa fiesta tan entrañable y tan dada al disfrute, la alegría y, en algunos casos, a la reflexión.

Con el paso de los años, las Navidades van cambiando, se van actualizando, quizás más de lo debido. Confieso que soy de los que le gustan las Navidades tradicionales, pero aún así admito alguna evolución hacia la modernidad que no desvirtúe la fecha. Y pongo árbol de Navidad, pero el Portal de Belén que no falte. Alguna vez me he disfrazado de Papá Noel, pero nunca me he carteado con ese señor, ni le he pedido nada, yo soy de los Reyes Magos, a esos si les escribo y creo en ellos.

Una de estas modernidades es haber sustituido la Felicitación navideña, por un mail o un mensaje de whatsapp. Y ya lo último son esas fotos trucadas que se envían por las redes sociales haciendo parodias al instante. Sale el Gordo de la lotería y antes de saber donde, ya tienes la foto del pequeño Nicolás con el décimo en el móvil. Su nombre técnico es: Meme. Para nosotros “los memes”. Será la abreviatura de memeces, porque hay alguno que…

¿Cuantos memes recibimos en Navidad? De todo tipo, actuales, graciosos, de gusto dudoso, pornográficos, bailarines y un largo etcétera. Pero hubo uno que me envió un amigo y, desde que lo vi, me pareció diferente, único y especial. Por su simpleza y su profundidad. Y no me lo pensé. Este se merecía una entrada.

El meme, es la imagen que ilustra esta entrada y su texto es ” Capitulo 2015, 1 de 365 páginas. Empieza una buena historia.”

¡Sencillamente genial! Que mejor forma de decirte que te deseo lo mejor para el próximo año. Y que lo mejor sea lo que tu quieras y lo que estés dispuesto a hacer.

Y que verdad ese mensaje. Un nuevo año comienza y con el un nuevo capítulo de tu vida. Un capitulo de 365 páginas, donde cada día forjará tu historia. De ti depende.

Leo, ¿qué pasa? ¿Que se acabó eso de Feliz 2015 por que si? Pues si. La Felicidad para el que se la trabaja.

Porque lo más interesante de ese mensaje es que TU eres el que escribes esa bonita historia. Todo depende de ti. De tu actitud, de como afrontar esa soledad de la página en blanco y la punta del lápiz apuntando la página. ¿que pongo? Eso que todo el que escribe algo, sabe a lo que me refiero.

Si queremos hacer una bonita historia de este capítulo 2015, debemos actuar como un escritor que escribe página a página. Tu puedes orientar tu propia historia. No solo un capítulo, sino un libro entero.

Pero ¿hacemos algo por ello? Cada día deberíamos sentir al levantarnos, que estamos empezando un nueva página y preguntarnos ¿Hoy que tengo que hacer para que está página del capítulo, conduzca a una bonita historia? Antes de salir de casa debemos tener el propósito claro y, seguro, al acabar el día podríamos decir si lo hemos conseguido o no. Para empezar otro día de la misma forma. Y así, día tras día.

Pero ¿lo hacemos? O simplemente dejamos que todo suceda, esperando que al final, la historia sea tan bonita como algún día pensamos, por inercia, de casualidad. ¿Escribes cada página de tu capítulo o simplemente dejas que se emborrone por otros o incluso pasas la página en blanco? ¿haces algo o solo esperas que pase por inspiración Divina?

Que cierto es que somos lo que queremos ser y dueños de nuestro destino, pero ¿hacemos algo por ello? ¿intentamos influenciar?

Desde un blog positivo como este, me siento en la obligación de hacer estas reflexiones y lanzar ese mensaje. Debemos proponernos crear esta bonita historia, ya empiece con el año, en Febrero o cuando tu quieras, pero que empiece de verdad. Que hagamos algo, tu decides si quieres o no. Solo falta orientación y ganas y, seguramente, igual que el mejor escribano echa un borrón, tengamos alguno en alguna página, pero siempre sabiendo cual es nuestra bonita historia, que solo se construye día a día, con tesón, perseverancia y preguntándonos ¿qué hago hoy para que mi historia sea bonita?

Seguro que a alguien le habrá gustado más el meme de las campanadas de Canal Sur o el del pequeño Nicolás en cualquier lugar (Roscón de Reyes, portal de Belén, cabalgata de Reyes, etc.). Pero yo me quedo con ese que me mandó un amigo que solo decía… “Empieza una bonita historia”

¿Que quieres ser de mayor?

IMG_7075

¡Hola de nuevo!

Muchos de vosotros me habéis enviado mensajes preguntando que le pasaba a Leo que no escribía. Tranquilos, solo ha sido un parón en Noviembre, motivado por otras ocupaciones, pero también para retomar estos artículos con más fuerza. Una especie de “hibernación” para orientar elsiglo22.com.

Tengo que dar las GRACIAS a los seguidores del blog, pues además de enviar mensajes de ánimo y comentarios, se están animando a enviar sus historias, reflejadas en las entradas, con lo cual el blog se enriquece, se hace más participativo y, porque no decirlo, el trabajo se simplifica.

Para esta entrada, en pleno corazón de las Navidades, he escogido una historia real de una seguidora del Blog, que aunque no tiene mucha edad, si tiene mucho fondo. Espero que os guste.

“Su cara redonda y sus rizos rubios, sobresalían de los barrotes fríos del patio, mientras sus pequeñas manitas se agarraban a ellos fuertemente. En sus celestes ojos se reflejaba la cabellera morena de esa niña mayor, que caminaba despacio, hacia esa puerta a lo lejos. Estaba sentada en el filo de un escalón, desde donde crecían esas barras que delimitan el parque infantil, del parque “de los mayores”. En su colegio, aún se mantenía la tradición de tener a los niños de menos de 5 años en un parque acotado, para que sus travesuras estén controladas.

Todos los días, la pequeña niña rubia de 4 años se acercaba a la “reja” como ella la llamaba y esperaba. A los pocos minutos venía la niña mayor. Morena con ojos negros, no tendrá más de 12 años y siempre se repetía el mismo ritual. ¿Hola como estás? dame un beso. ¿qué has hecho hoy? ¿Te lo pasas bien? Y si era lunes ¿qué tal el fin de semana?. Las dos niñas hablaban de sus cosas y se intercambiaban sus confidencias, hasta que una sirena sonaba. El recreo se acababa. Otro beso y un hasta mañana era lo último que se decían. La niña mayor tomaba el camino de su clase y la pequeña la seguía con la mirada hasta que se perdía. Entonces se levantaba y se iba a su clase con su “profe”.

Era una especie de ritual de dos “amigas” que no sabían ni sus nombres. Solo sabían que en el recreo, en vez de jugar con sus compañeros, ellas iban a verse y a contarse cosas.

Un día, a la niña pequeña se le borró la sonrisa. Después de estar todo el recreo en la reja, la niña mayor no vino. ¿ya no querrá ser mi amiga? ¿por qué? ¿tendrá otras amigas? Eran las preguntas que ella se hacía. Una niña de 4 años nunca puede pensar en otra cosa, su mente está tan limpia que no cabe nada más. Se tomó ese “desayuno” que su madre le preparaba todas las mañanas y cuando sonó la sirena se fue a su clase. Mirando siempre para atrás ¿qué habrá pasado?.

Esto mismo pasó al día siguiente, al siguiente y al otro. La carita redonda con rizos rubios se quedó sin sonrisa y se le deslizó una lágrima por su carita. Pero nunca perdió la esperanza. Seguro que volverá, se decía siempre.

Y así fue, al quinto día de seguir en la reja, la niña morena apareció de nuevo. ¡hola! De pronto la sonrisa volvió a esa carita de Ángel ¿qué te ha pasado? Nada, solo que he estado de exámenes toda la semana y no podía venir. ¿qué son exámenes? Le preguntó la pequeña. Ese día las dos hablaron sobre eso, de que es estudiar y de lo que le esperaba a la pequeña. Hasta que sonó la sirena.

Entonces la niña mayor se despidió con otro beso y le dijo que no podría volver la siguiente semana, tenía más exámenes , pero que volvería la otra. Y así fue durante todo el curso.

La niña pequeña, la veía como se iba corriendo hasta su clase y su pensamiento solo fue uno. ¡Que rollo ser mayor!. Yo no quiero serlo, yo siempre quiero ser pequeña y estar a este lado de la reja. Le dio el último bocado a su desayuno y se fue para su clase a disfrutar con sus compañeros.”

En una época del año como en la que estamos, todos tenemos recuerdos de nuestra infancia, de nuestras Navidades cuando éramos pequeños. Volvemos a ver a las personas que ya no están, siempre hay alguna… Esas cenas y comidas con la familia, que entones disfrutábamos como niños. Soñamos con esa noche de Reyes mágica y con ese regalo, que nunca se nos borró de la cabeza. Como adornábamos nuestra casa, su portal de Belén, el árbol, o esas guirnaldas de colores que se pegaban en el chaleco. Y las vacaciones de Navidad, ese respiro en invierno, para salir a la calle con bufanda y abrigado. Si cerramos los ojos, lo vemos ¿Verdad?

Hay quien me dijo una vez, que la diferencia entre un niño y un hombre es solo el precio de sus juguetes… ¡Que verdad!. Tan verdad como esa historia de esas dos niñas que nunca más se vieron tras ese curso y no se saben ni sus nombres. Y tan verdad como el pensamiento de la pequeña, la que me ha traslado la historia. ¿Qué quieres ser de mayor? Simplemente no quiero…

«Lo tienes TODO»

LO TIENES TODO 2

Hola de nuevo.

Hoy se cumple un año desde que empezamos a tener una cadencia mensual de entradas en el blog. He estado pensando que hacer para celebrarlo desde hace algunos meses, pero una vez más se ha cumplido una máxima del pensamiento positivo, “el 95% de las cosas que pensamos que pueden ocurrir y nos preocupan, nunca ocurren”. En este caso no era algo preocupante lo que pensaba, pero si como hacer una entrada en honor de los seguidores.

Y quizás lo que me ha pasado este mes, es producto de la casualidad o simplemente que los seguidores del blog empiezan a utilizar éste para su verdadero fin: Buscar el lado positivo de las cosas. Os relato una historia de un par de seguidores del blog, tal y como la he recibido, solo que cambiaré sus nombres, porque así me lo han pedido.

“Hola Leo, te quería relatar un suceso que me ha pasado estos días.

Estoy pasando por unos momentos algo complicados en mi vida. Por una seria de situaciones y malos entendidos, mi estado de ánimo, fuerte como una roca, se ha convertido en una especie de “blandiblú”. Todos mis pensamientos, se han convertido en pensamientos negativos y mi mente lucha conmigo mismo por apartarlo, pero es como una gran ola que me ha devastado y no soy capaz de imaginar nada que merezca la pena. Me siento como sumergido en arenas movedizas, donde cada vez que saco un poco de mi cuerpo, se me hunde otra parte y más profundo.

Esto se lo comenté a un amigo mío, Ángel, que me recomendó en su día este blog. Me dio algunos consejos, pero no me servían de nada, en esos momentos bajos, no te enteras de lo que no quieres oir. Y de pronto un día abro mi mail y recibo el siguiente mensaje:

Mensaje: Una cosa de “Ángel amigo”

Hola, el próximo viernes hace un año que falleció mi sobrina de 16 años. Esos son problemas de verdad. 

Tu tienes una familia, tienes salud, tienes amigos,…. Lo tienes TODO. 

No te dejes llevar por esta situación que estáis viviendo. No te sientas desgraciado, sí malhumorado, pero ten por seguro, que esto pasará y lo mas importante, tu TODO seguirá estando. Y eso es lo que a veces no somos capaces de ver, de disfrutar,…. Y esas son las cosas importantes. 

Como dice nuestro bloguero Leo, tu eres un tipo positivo y esto es un bache, no un agujero, ni una enfermedad, ni nada que realmente deba paralizarte.

Un abrazo

Leo, tengo que decirte que este mensaje escrito fue como un puñetazo en toda regla. Pero, ¡que buen puñetazo!. Lo leí una y mil veces, hasta aprendérmelo de memoria. Y, desde ese momento, empecé a ver las cosas de otra forma, como me sugirió Ángel, que nombre más apropiado.

Lo negro empezó a tornarse en color gris oscuro, hasta llegar a tonos claros. Por primera vez en casi un mes, empecé a tener pensamientos positivos, que vencían a los negativos. Que verdad esa teoría que dice que si empiezas el día con un pensamiento positivo, el dia es positivo y si lo haces con opciones negativas, el día se vuelve gris desde primera hora.

Mi problema sigue estando, pero ahora lo veo de otra forma. Por primera vez mi mente gana y de ahí a superar los problemas solo hay un paso.

Ángel es un fiel seguidor del blog, seguro que cuando vea esta historia sentirá un pellizco en su estómago. A él no le gusta escribirte en el foro, se que te manda algún mail , pero siempre muy anónimo. Yo desde aquí quiero transmitirle mi agradecimiento y una cosa muy importante. Ángel es un ejemplo de superación y de positivismo, por que además de serlo lo da.”

Sin duda es una historia que me dejó bastante impactado. Como dos seguidores del blog interactuaban de la forma que predicamos. Que nadie piense que me atribuyo todo el mérito. Para nada. Creo que el blog lo único que hace es activar un mecanismo que está en todos nosotros y que solo hay que sacarlo fuera: Sacar lo bueno de la vida en nuestro beneficio, ser positivo y optimista, aunque la vida nos de algún revés, que nos lo dará. Pero hay que saber sobreponerse.

Os animo a todos a seguir este ejemplo y enviarme vuestras experiencias o publicarlas directamente. Esa es la verdadera misión de este blog. Y que mejor que el primer aniversario, para dedicárselo a todos aquellos que durante este año habéis estado ahí y que habéis sacado algo de aquí. Aunque solo haya sido un sonrisa.

Estos dos amigos lo tienen TODO. ¿Y tu lo tienes?

Propósito de Septiembre

Septiembre retocado

Septiembre es el mes del volver a empezar, por excelencia. Si alguna vez identificáramos el inicio del año, este podría coincidir con el 1 de Septiembre. Es el mes de la vuelta a la normalidad, tras unos meses estivales y con alguna vacación, que se hacen alegres y siempre cortas. Luego, pues volvemos al trabajo, al colegio, a la rutina y ¡oh! Sorpresa, llenos de nuevos propósitos.

En la medida que el verano nos lo ha permitido, nos hemos excedido en casi todo y llega el momento de la verdad. Ese día en el que nos enfrentamos a la ropa de faena y ante nuestra sorpresa… no nos cabe. Nos encaminamos hacia ese objeto maldito: La báscula. Sudor frío en las manos, tiemble de piernas, remordimiento general, temor a lo que diga el aparato y… ¡no puede ser!, este año he puesto X Kg. Lo digo en X de incógnita, porque eso es Top Secret, se nota, pero no se dice. Hoy las mujeres es más fácil que te digan la edad, que su peso, pero es que los hombres también. Haced la prueba.

Entonces llega el primer propósito de septiembre, ¡Adelgazar!. Lo de dejar de fumar lo he intentado varios años y en navidad me enciendo un cigarro. Incluso hay gente que ya lo ha conseguido. Lo del Inglés, pues casi igual. Y de los coleccionables, no hablamos.

¡Todos a régimen!, como si de un nuevo local de moda se tratara. Los hay diversos, pero como no soy nutricionista no los enjuicio. Si que me sorprende aquellos en los que “puedes comer de todo”, pero eso si, el café con sacarina. Y la copa con coca cola light. Y el pan, solo con aceite, para no engordar. A lo que se consigue con eso, es lo que unos amigos del blog llaman “Delgadito temporal” extraordinario nombre, que resume a las claras lo que se consigue.

Pero, y lo que se ríe uno con los excesos. Quizás no hayamos caído en la cuenta de algo que está detrás de nuestro ensanche estival (palabra más bonita que decir el engorde). La primera reflexión que nos debemos hacer es que, a ciertas edades ya solo se puede crecer a lo ancho, no a lo alto. Además ¿Que lo motiva? Esas reuniones con amigos, familia, un día si y otro también, a mediodía y por la noche. Que hay días solo paras para echarte una siesta, quemando grasa. Largas conversaciones, risas, una tapa, un copa, otra tapa, y así nos llenamos por dentro, pero doblemente. Si doblemente y no de dos tallas, sino porque no solo ponemos peso, ganamos espíritu.

Esos momentos son los que le llenan a uno la vida de experiencias, de “no rutinas”, de olvidar el reloj, no de estres. Son la gasolina del espíritu, que hace que veas las cosas de otro modo, con perspectiva dicen algunos, relativizando dicen otros, y porque no, puede ser tan simple pero efectiva: vemos lo importante de la vida. La cercanía, el calor humano, la amistad, la familia y en definitiva el camino a la felicidad.

Eso a algunas personas le supone poner peso y llega septiembre y se lo quieren quitar y de pronto, alguno se mustia, se apaga, se deprime. Le falta vida. “no salgo, estoy a régimen,” craso error. Sal y come menos, nada más. Pero no adelgaces tu espíritu, para ver lo aspectos favorables de la vida y ser positivo, es necesario ese calor humano, ese contacto, ese llenar tu espíritu.

Y si te excedes, pues piensa que debes intentar no hacerlo, pero no te fustiges.

Había civilizaciones antiguas que identificaban el peso con la felicidad, no hace falta que lleguemos a eso, pero a veces puede parecerlo. Y si estamos algo gorditos, pues por lo menos lo admitimos y nos reímos de nosotros mismos, primer principio del positivismo aplicado a al vida.

Es final de Septiembre. Algunos ya habrán perdido lo que pensaban. Otros lo habrán dejado. Pero lo importante es que nadie hay adelgazado su espíritu, ni se lo proponga.

¡Ya está aquí!

MARTI

Sólo el ruido de la lluvia sobre la ventana, rompía el silencio de la noche. De pronto una mano tocó mi pie. ¡Creo que ya está aquí, despierta a la niña y vámonos! Escuché, con una voz entrecortada. Me levanté de un salto y la observé al borde de la cama, con la mano en el bajo vientre, con la cara mitad de alegría, mitad de sufrimiento.

En menos de cinco minutos, mi mujer, mi hija y yo, estábamos en el coche. Levantar a la niña, de 3 años, fue hasta fácil. Me acerqué a su cama y le toqué la carita ¡Venga que ya está aquí. No te vistas, en pijama vas bien, no hay tiempo! Y antes de salir de su habitación ya estaba detrás mía andando con un osito de peluche blanco en sus manos. Con solo 3 años, entendía lo que pasaba y no se lo tuve que decir más veces, la miré, su pelito rubio sobre la cara y me lanzó una sonrisa que aún tengo grabada en mi memoria. Como casi todas las imágenes de ese día.

Las calles estaban vacías, era sábado y estaba empezando a amanecer, no había luz por la lluvia que aún caía. A pesar de la lluvia era Agosto… Llegamos a nuestro destino en otros cinco minutos. Paré el coche y bajamos hacia el interior de esa casa grande con nombre de Virgen. Hacía 3 años que no iba por allí. La monja de la entrada nos acompañó a una habitación y, al instante, entró una señora mayor, vestida de blanco. ¡prepárense, nos vamos para abajo!

Y abajo, el sitio era frío, muy frío. Una mesa alta y varias pantallas rodeaban la habitación, con una luz intensa que lo hacía aún más gélido. La señora me dijo, ¿usted se queda? A lo que solo le pude decir que no, con un movimiento de cabeza y mirando a la niña de 3 años. Ella lo entendió sin decir nada. En ese momento la niña le dio a la señora un pequeño paquete que había traído de la habitación. Besó a su madre y me dio la mano. Yo le di un beso a mi mujer y nos miramos. No hizo falta decir nada. Era un simple hasta pronto.

La sonrisa pícara, de la niña de 3 años, era para enmarcar. En pijama, desayunando en un bar. Unos señores en una esquina nos miraban y sonreían, el sitio y la hora no ofrecía duda de lo que pasaba. Al salir, el olor a tierra mojada era muy intenso y no hacía calor, a pesar que el sol ya estaba en todo lo alto. La lluvia de agosto es así, humedece y refresca una tierra muy castigada por el sol. Volvíamos a la casa y  la niña me dijo ¿y ahora que hacemos, papa? Pues esperar en la habitación.

Pasó muy poco tiempo, cuando sonó el teléfono de la mesita de noche. ¡bajen que ya está aquí, todo ha ido bien! La niña de 3 años, cogió el osito de peluche blanco que había traído y me dio la mano. Aún recuerdo nuestras sonrisas y la expresión de felicidad de los dos, reflejadas en el espejo del ascensor. Al abrirse la puerta del mismo, la monja de la entrada nos dijo ¡esperen un momento!

Ese momento duró menos de un minuto, pero la sonrisa floja de la niña de 3 años pareció durar horas, hasta que se abrió la puerta y allí estaba. La señora de blanco traía en sus manos una muñeca de pelo rubio. ¡AQUÍ ESTÁ TU NUEVA HERMANA! La niña, que de golpe se había convertido en la hermana mayor, se quedó con la boca abierta y sin decir nada. La señora del vestido blanco solo dijo ¡quien la coge! Entonces le puse la mano en el hombro a la niña mayor y le dije, ¡cógela tu. Que seas la primera en tenerla en brazos, esa es tu hermana!

Que pena que entonces no se hicieran fotos con el móvil, ni selfies. Pues la imagen del ascensor de subida, la niña comiéndose a besos a su hermana, que ya tenía el osito blanco en la toquilla y los dos riéndonos y haciendo gestos como si el Betis hubiera macado un gol, eran para subirlo al whatsapp.

En la habitación la tumbamos en la cama y nos pusimos a jugar con el “nuevo juguete” de la casa. Nos cogía el dedo con sus manitas y se lo llevaba a la boca ¡tiene hambre, Papá! Me decía la niña, ya sus 3 años habían aumentado, ya era mayor. ¡le voy a dar ese biberón, es como una de mis muñecas!. En esto se abrió la puerta y un señor con una bata verde entró. Traía a la madre en una cama, tumbada, cansada, pero con la felicidad en la cara. Al momento estábamos los cuatro en su cama. Dándonos besos y riéndonos. ¡que guapa es, quiero que se llame Marta! Decía la niña mayor. ¡que momento para un selfie! Si bien está guardado en lo más profundo de mi memoria. Aún puedo ver esas caras.

Mi mujer, nos decía ¡hay que ver la niña, lo primero que ha hecho es hacerse pipí encima mía, y cuando le he dicho a la matrona que se llamará Marta, me ha dicho que cuidado con las Martas, ¿será una premonición?” Pasado el tiempo, podemos decir que es cierto, que el inicio marca el camino…

Había llegado el momento de llamar a todos, son las 9 de la mañana y ya estarán despiertos. La primera llamada fue igual que la última. ¡ Hola buenos días, Marta ya está aquí, todo ha ido bien, estamos en Fátima!

Era 25 de Agosto de 2001. Hoy hace 13 años de esto y Marta es de esas niñas que cuando llega a un sitio se puede decir ¡ya está aquí! Siempre alegre, siempre inventando, de las de tener cuidado. Pero a la vez cariñosa, familiar, coqueta, callejera y con una personalidad, adelantada a su edad.

 Coger de estos 13 años algo, es imposible, solo puede decir que su osito blanco, el que le dio su hermana, que fue el que también recibió ella cuando nació, está ahora en esa “caja de las porquerías” que tenemos en casa.

Leo, te escribo esto porque es lo que me ha salido hoy de dentro de mi corazón, que no de la mano y se que publicas hoy. Por si te gusta. Gracias”

 

Cuando he abierto hoy mi ordenador para escribir la entrada del mes, me he encontrado esto de mi amigo Luis. Y me parece una buena entrada para este 25 de Agosto. Pero no solo para felicitar a su hija Marta, sino porque la veo como una felicitación de cualquier Padre, a cualquier Hijo. Que mejor regalo que haberle dado la vida y recordarlo para siempre. Seguro que en estos 13 años le habrá reñido o se habrá cabreado con ella, pero de eso ni se acuerda. Y este blog es para eso. Para compartir, ayudar a transmitir positividad a todos y, sobre todo, estar feliz con lo que se tiene y se es.

¡Hasta Pronto!

P.D. del autor.

Siendo Agosto, hay muchos otros temas posibles para un blog positivo como este. De hecho, he vuelto de una semana en un playa de la costa gaditana, con nombre Grande, rodeado de gente maravillosa y que dan materias para no uno, sino varios blogs. Desde paseos en el nuevo “Barco del amor”, hasta veladas inolvidables recordando a los Beatles, ahora de Utrera, e incluso asistir en directo a la reedición del pasaje de “Los panes y los peces”. Pero me consta que otro bloguero afincado por esos lares , seguidor de éste y que regala su alegría, las hará. Y entre “hermanos” pues no está bien pisar los temas. Solo digo que estéis muy atentos…

 

¿Nos hacemos un Selfie?

selfiepieHoy es día 30 y, casi acabando el mes, publicamos una nueva entrada del Blog. Este retraso viene motivado por la cesión del día 25 a otro blog amigo, www.teregalomialegría.com, con motivo de su publicación veraniega, la cual recomiendo. Pero seguiremos publicando los días 25 a partir de Agosto, que aquí no se para.

Os tengo que comentar que para un blog positivo como este, publicar en verano es un auténtico placer. ¿qué hay más positivo que el verano? Nada. Casi nadie tiene dosis de negatividad en estos meses, salvo cuando se vuelve de las vacaciones. Si se mantuviera la positividad veraniega-vacacional durante todo el año, ¡qué bien nos iría a todos!

También es verdad que escribir en estos meses para alegrar la vida a los demás, fin de este blog, es complicado, pues hay muchas cosas que ya lo hacen por si solas y la inspiración parece que también se va de vacaciones.

Pero en esto de inspirarme estaba, cuando hace 15 días, llegó a mi un estudio revelador, que aún me subió más la autoestima y que sin duda es digno de una entrada en el Blog. Una entrada veraniega, fresca y que relaje.

Según este estudio realizado por la plataforma Line en toda Europa, “El selfie arrasa en España”. Si ese autorretrato digital que los usuarios de dispositivos móviles luego comparten por cualquier red social. Vamos el Selfie de toda la vida.

El 59% de los Españoles son selfie adictos, encabezando el Ranking Europeo en esa modalidad. Además los españoles somos los más románticos, pues la mayoría de los selfies se hacen con su pareja y en momentos de fiesta, playa o vacaciones. En los países del norte de Europa y Alemania, el selfie se hace, normalmente, en solitario.

De hecho, mas del 42% de los niños menores de 15 años, declara hacerse selfies varias veces al día, siendo los Alemanes los últimos del ranking. O sea que casi todos tienen móviles ¿dónde está la crisis?

A grandes rasgos estas son las conclusiones del estudio. ¡Alucinante! Por fin volvemos a la cabeza de Europa. Campeones del Selfie en modalidad de pareja (hay cosas que es mejor hacerla en pareja que solos como los Alemanes…) ¿quién decía que la juventud española era una generación perdida? Ahí estamos dando el callo, selfie va, selfie viene. Y ojo, un estudio hecho antes del verano. Después, seguro que la ventaja será inalcanzable para esos países sosos donde los haya.

El gobierno español debería tener muy en cuenta este estudio, ni informe Pisa ni nada. El Selfie al poder y para eso que mejor que España. Habremos perdido el Mundial de futbol, pero en esta modalidad somos los campeones. ¿porque no la hacemos olímpica? Y, porque no potenciamos hacerse el selfie en las playas españolas. ¡Que gran campaña turística! “Hágase un selfie en una playa española, la cuna del selfie” y no en ese campo de concentración donde se lo hizo una austriaca hace poco… que mal gusto.

Que alegría. Por fin España vuelve a brillar con fuerza y además traspasando fronteras vía redes sociales. En este momento tengo los pelos como escarpias y la emoción casi me impide seguir… pero la obligación está por encima de todo.

Mi amigo Luis, al leer el informe me escribió algo que aún me dejó aún más impactado.

“Leo, hay que ver lo que es la vida. Un selfie en el fondo no es más que un autoretrato fotográfico. Igual que los grandes pintores no consideran su obra acabada hasta que no se hacían uno, a los fotógrafos les pasa igual, pero ocultando la cámara.

Recuerdo a mi Padre, gran aficionado a la fotografía, más por la cantidad de cámaras que tiene y ha tenido que por las fotos realizadas, como cada vez que revelaba un carrete aparecían varias fotos de él frente a un espejo. Nos parecían a todos horrorosas, ese flash brillando en una esquina y la cara de sorpresa del que está posando, pero pierde el ángulo de disparo.

Nos metíamos con él, pero seguía haciéndose esas fotos. Más tarde no frente al espejo (por cierto modalidad preferida de los alemanes para hacerse selfies según el estudio), mejoró su técnica disparando la cámara de frente. Fotos con la cara partida y una expresión estirada, fruto del alargamiento de brazos para separar la cámara, fueron los resultados.

Y ahora resulta que lo que hacía eran Selfies. Mi padre no es más que un adelantado a su tiempo, es el Van Gogh del Selfie, pero como está vivo, me hago una pregunta ¿podría reclamar la propiedad intelectual del Selfie?

Leo espero que me des tu opinión, Gracias”

¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? No solo somos los líderes del Selfie, sino que entre nosotros está su inventor. Denostado en su arte de la fotografía por un tiempo y ahora aclamado por las nuevas generaciones, que esas si que entienden de arte.

Si es que el Gobierno tenía que estar actuando ya. Veo el slogan “Venga a España, y admire los primeros selfies de la historia”. Igual que las cuevas de Altamira, podríamos tener el Museo del Selfie. Ya estoy viendo a mi amigo Luis en la entrada del Mueso del Selfie de ARM, son las iniciales de su padre, eso si cobrando, que el PIB hay que subirlo entre todos.

Esto les pasa a los Argentinos o Italianos y el que no se haga un selfie en Buenos Aires o en Roma, es que no es nadie… ¡Lo que aún nos queda por aprender!

Y entonces me pregunté ¿Qué puede hacer www.elsiglo22.com para fomentar esta disciplina? Y entonces se me encendió la inspiración. No solo escribir sobre esto, sino fomentarlo. De ahí que hemos creado el blog dinámico pro selfie. Todos los seguidores del blog podrán enviar sus selfies a la dirección de correo leo@elsiglo22.com de forma que en la sección “Recomendaciones” del Blog, serán publicados durante el verano. Todo sea por aumentar nuestro liderzazo en algo.

Y para muestra un botón, la foto que encabeza esta entrada es el selfie a un pie. Si a un pie con un cigarro. Algo esperpéntico, pero puntúa. Y además hay que empezar por algo. Seguramente por el sitio por donde pensaba el que encargó el estudio…

Nos vemos en Agosto.