Archivo por meses: noviembre 2013

¡Y LA CRISIS SE ACABÓ!

Tunel Crisis 2

Hola de nuevo. Tras varios meses de letargo, en los que he estado documentándome sobre varios temas y produciendo, en silencio, nuevos post, inauguramos el ritmo de este Blog. Y para ello lo hago con con este artículo, espero que sugerente y, sobre todo, haciendo honor al sentido de elsiglo22.

Alguno pensará que he tardado en escribirlo para no fallar en el título. Pues puede que si, pero también es posible que no haya sido así.

Este no es un Blog económico, por lo que no me centraré en los muchos aspectos  técnicos que indican que la Crisis se ha terminado. Pero se ha acabado, que es lo importante. Ya no estamos en recesión, es decir empezamos a crecer y crear algo de riqueza, ¿a que ritmo? Pues lentamente. El enfermo que lleva mucho tiempo malo, se recupera paso a paso, día a día, en un proceso a veces largo y aún tarda tiempo en salir a la calle, dar su paseo y hacer vida normal. Nuestra economía no ha tenido un resfriado, ha tenido una pulmonía y de las gordas (esto los cursis lo llaman crecer en L y no en U, que son las formas de las curvas de caída y crecimiento, ¡muy original!). Ya vemos la luz al final del túnel, aunque sea la luz tenue de un candil.

Desde hace unos dos meses, este punto de inflexión se ha producido, y es ahora cuando podemos decir que la crisis ha muerto. Alguno podría pensar, ¡que la entierren boca abajo, por si resucita…!

Pero en elsiglo22 vamos un paso mas y me gustaría plantear la siguiente cuestión,¿qué de positivo nos ha dejado esta crisis?  De lo negativo, por todos conocido y muchas veces padecido, en este sitio no hablamos.

Si hacemos una profunda reflexión, esta Crisis nos ha dejado cosas positivas, a las que debemos abrigar, como si fueran un recién nacido y darles calor para que crezcan con nosotros.

De este oscuro y triste periodo pasado destacaría dos aspectos positivos, fundamentales, y solo dos pero muy grandes.

El primero, la Formación, el aprendizaje. ¡Cuanta es la importancia de una buena formación en las personas! Pues hemos hecho todos un “Master en Crisis Económica”. Y no lo digo porque ahora sepamos que es la Prima de Riesgo, las Subprimes, el FROB, El PIB trimestral, la EPA, las predicciones del FMI, el Ibex o sepamos distinguir entre la balanza comercial exterior e interior del país. Eso si que es algo que nos hemos aprendido como decían los maestros antiguos, “la letra con sangre entra”.

Lo digo porque nadie había conocido una situación de crisis como esta, pues no ha tenido parangón y ni el mejor economista la había estudiado antes. Esta se estudiará en los libros de historia económica en un futuro y nosotros la hemos vivido y la hemos sobrevivido. La podemos contar en primera persona. Podremos dar fe como casi nadie acertó en su pronostico, como las soluciones iniciales no sirvieron de nada, como todas las predicciones se cambiaban casi a diario y como tuvimos que salir con sacrificio, trabajo, esfuerzo, solidaridad y paciencia. Por supuesto que también hemos visto caer a personas y empresas que era impensable que se tambalearan.

Y esto lo hemos aprendido en vivo. ¡Que honor! ¿Y si somos capaces de aprovechar esta corriente en positivo y trasladamos a nuestros hijos estas enseñanzas? Que mejor legado que no repetir errores.

Lo segundo que nos ha dejado esta Crisis son valores y creencias nuevas. Veníamos de una época que un amigo mío denominaba “la época del vellocino de oro”. Donde todo lo que relucía era poder, dinero, buen negocio, tener para ostentar y presentarse ante el mundo como “el que más….” Y todos cultivábamos esas creencias, de una forma u otra. Mucho se ha escrito sobre que la Crisis era una Crisis de valores. La realidad es que un Tsunami llamado Crisis, se ha llevado esos valores. Y una vez pasados sus efectos devastadores, ¿Qué ha quedado?

Una sociedad donde se han recuperado otros valores, denostados y ridiculizados por los adoradores del «vellocino de oro»,  y se han hecho de esos Creencias. Valores como la familia, la amistad verdadera sin negocio de por medio, la solidaridad, la ayuda al prójimo, el esfuerzo como única forma de conseguir algo o apreciar lo que se tiene y sobre todo lo que se necesita para ser feliz, son aspectos que ahora cotizan al alza.

El ídolo de ayer, es el perseguido de hoy. La austeridad ha sido encumbrada a uno de los principales valores. Y disfrutar de un momento con amigos, con una charla de verdad, ha sustituido a esas tertulias donde se competía por contar el mejor negocio siempre rápido y suculento, aunque no tuviera escrúpulos.

Cualquier persona  que  tenga buenos Valores, Creencias firmes y Formación, será una Gran persona. Si a eso se le añaden dosis adecuadas de lucha contra la adversidad, llegando en extremos a la reinvención, reciclaje o refundación, estamos ante verdaderos supervivientes, con mucha fuerza y Excelentes personas.

Creo que la Crisis nos ha aportado esto y por tanto, una vez pasada ésta, solo podemos decir ¡Viva La Crisis!, con perdón, pero Vivan sus aspectos positivos, porqué esto viene para quedarse por mucho tiempo, porque ya nada será igual que antes, menos mal y “el vellocino de Oro” se ha enterrado en lo más profundo de nuestro recuerdo y también espero que boca abajo.

LR