Archivo por meses: marzo 2015

19 de Marzo

Retoque 19

Hoy es 19 de Marzo, San José, y como muchos sabréis el Día del Padre y que mejor que la entrada de este mes sea dedicada a los Padres en general y al mío en particular.

Si, porque aunque no esté de moda, con esta carta voy a realizar una especie de homenaje-celebración al Padre en su día. Hoy es más actual celebrar el día de la mujer trabajadora, el día sin humo, el día de del orgullo gay (que dura una semana), el día contra el maltrato animal y así un largo etcétera. Hay más días de algo, que días en el año.

No quiero que esta entrada sea una reivindicación del Padre, hombre, frente a nada ni a nadie. Solo poner la figura paterna en su sitio. Y se que hacerlo en 2015, es un ejercicio donde la posibilidad de que sea catalogado de machista, retrogrado o algo peor es muy alta, pero no por eso no lo debo intentar. Si alguien se considera ofendido, le pido disculpas por anticipado, por si acaso.

Para glosar la Padre, uno solo puede mirarse en el suyo, o en si mismo si ya lo es. Hacerlo en el segundo, es un acto de egocentrismo impropio de este blog. Además nadie sabe como ser un buen Padre, eso no te lo explican nunca, ni nadie, ni en ningún sitio y, como en otros órdenes de la vida, se hace por imitación. Lo que se ve y nos gusta lo imitamos. Así de sencillo. Y lo que no nos gusta, pues lo vamos cambiando. Esto aplicado a la figura paterna es así, recordemos que detrás de un Padre siempre hay un Hombre y su capacidad mental da para lo que da… que no es poco. Normalmente el hombre es más racional y menos emocional. Y como se recuerda en algún video que circula por la red, tiene la capacidad de dejar su mente en blanco, en “stand by” y no pensar en nada.

Esta racionalidad hace que el Padre sea, en muchas ocasiones, menos cariñoso, menos expresivo y tenga que hacer el papel de autoritario y rígido. No le importa ser el “poli malo” de la familia, primando el fin último: El bienestar general de los suyos y que sus hijos anden por el mejor camino posible. Esto, a veces, les hace ser unos incomprendidos e incluso algún que otro encontronazo con los hijos.

Pero el Padre no es así. Se emociona, siente, padece, es generoso, ¡que mayor acto de generosidad que dejar el papel de “poli bueno” a la Madre, para que se luzca!, se sacrifica y aunque no lo parezca o no lo demuestre, tiene en su mente los problemas de sus hijos. Es trabajador, por desgracia hoy día si las circunstancias lo permiten claro, y tiene claro que lo suyo es de todos.

Como sabréis los seguidores de este blog, en muchas ocasiones para valorar lo que se tiene, no hay nada como poner la frase en negativo. ¿qué pasaría si no se tuviera? Hacerlo con la figura Paterna. ¿qué pasaría si no existiera? Y aquí dejo un espacio en blanco para que cada uno reflexione…

Ser Padre hoy es algo muy difícil, entre otras cosas porque las Madres ponen el listón muy alto y, además, actualmente la figura del hombre está en clara regresión, depresión o retroceso. Casi en peligro de extinción…

Por eso más que nunca hay que ser optimista, positivo y reclamar la figura del Padre, como parte esencial de la familia y de la sociedad. Seguramente lo que hoy nos irrita de nuestro Padre, mañana lo comprendamos, pasado lo imitemos y más tarde lo añoremos, como siempre ocurre, cuando ya no lo tengamos y no se le podamos decir.

Así que manos a la obra. Lo primero es de justicia ¡Gracias Papá! Por tus broncas en el momento justo, que ahora entiendo. Por tu sacrificio en muchos momentos y que seguro te habrás sentido incomprendido. Por tu ejemplo, que se intenta imitar y que no se sabe si sale o no. Por tu esfuerzo, siempre presente en tu vida.

Lo segundo es de justicia. ¡Perdón Papá! Por que seguro habré metido la pata en más de una ocasión e incluso te habré hecho algún daño, espero que poco.

Estos dos párrafos anteriores los aplico a mi Padre, pero seguro que casi todo slso podréis aplicar también.

Y por último, de hombre a hombre, de ser racional a ser racional, de Hijo que ya es Padre a Padre, por si no te lo he dicho nunca, aunque lo haya pensado, ¡Te quiero Papá!