Lunes 3. Primer día de Camino

Tras una noche Toledana, de esas de las de antes, con más sueño que otra cosa, a las 6.30, arriba. Toca mover un grupo numeroso y eso lleva su tiempo.

A las 7.30 desayuno en el pueblo, y a las 8:20, comienza el Camino.

El día hoy puede ser largo… pero lo ha sido más. Desde Tui hasta nuestro destino hay más de 30 km. Con un sol que parece traído de Sevilla, y all podrían haber parado en el aeropuerto, hombre….

Y el grupo…. «los 15» vaya grupo. De entrada en todos sitios nos preguntan, si es un colegio y si somos profesores…. y lo que no saben es que somos Tito Aurelio, Tito Juan y Tito Luis…. eso sí nos han prometido todas,  que nos invitaran a sus bodas, así que nos seguiremos  viendo.

Ir todos juntos es … misión imposible. Una muestra.

Y el cansancio haciendo mella. Esta imagen en Porriño, tras 20 km a la 1 de la trade es una muestra.

Y así paso a paso, kilómetro a kilómetro. Cada vez con más calor y trasvase casi 6 horas de marcha, a buen ritmo, fuimos llegando al nuestro nuevo albergue O Corrisco,  en Saxamonde, cerca de Redondela. Un lugar perdido momento, pero para quedarse. Con una dueña, Anabel y su marido, que no se trataron de maravilla.

Cierto es que los últimos 6 km, hubo que hacer una salto especial. Algunas no podían y aunque querían, no se podía, por lo que tuvimos que suspender esa parte y acudir a otro medio de transporte. Pero todo de acuerdo con el obispado, al que hicimos la consulta previa. Etapa válida. De hecho dejmao que 5 de los 15, la hicieran completa., ello se tienen un comodín.

Ademas, hay algunos que empezaron en Portugal a andar, Valenca Do Minho, por lo que el grupo está haciendo el Camino por dos Países distintos. Todo confirmado con la catedral.

El albergue solo para nosotros. Y menos mal, pues la fiestecita de las niñas, alteró toda la comarca, imaginarse si hubiera alguien en el albergue. Tal fue la fiesta, que los Titos, nos vimos obligados a refugiarnos en el patio del albergue, escondidos entre parras, compartiendo con los paisanos del lugar, refrescandonos con una copa y otra, casi avergonzados del nivel de la música y los cánticos… afinación parecida a la situación de algunos pies… lamentable. Tanto que al final nos sirvieron algo muy especial de esa zona. Un tazón de gazpacho de los nuestros, pero lleno de vino blanco joven, hecho por los dueños del alebergue. Y hubo que tomárselo…

Cerca de la 1, hubo que dar por finalizado el festín. Imagen dantesca la que tuvimos que ver. 12 niñas en una habitación, la mitad dormidas, las otras bailando. Las mantas en el suelo. Y no re a efecto del vino…

Todo se perdona, porque el grupo, es fenomenal. Se comportaron como unas campeonas. A un ritmo de más de 5 km por hora, subiendo montañas!!!

Que pena de calor, sino, llegamos a Santiago ese día y ya volvemos a dormir.

Lo dicho,  primer Dia de Camino y dureza extrema y relax cuando toca. No hay quejas.

Igual ellas se animan y escriben algo, pero es que entre tanto cante…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *