Martes 4. Segundo día de Camino.

Hoy nos toca ir a Pontevedra. 22 km. Comparado con lo de ayer, un paseo.

Lo que no sabíamos es que esta etapa tenía tantas subidas y bajadas. Sino nuestras caras a las 8.20 no serían así.

Levantados a las 6, algunas, después de la fiesta, con desayuno algunas de nuevos fritos, rumbo a un nuevo lugar, Pontevedra.

Algunos pies y músculos, están resentido de la paliza de ayer. Pero hoy hay conjura. En l adoración con l aquí ese inicia el Camino, nos hemos comprometido a ir todos juntos y llegar a destino.

Esta foto prueba lo de las subidas y bajadas. Lo de ir todos juntos, pues va a ser que no…. pero vale. Tras algunos momentos nos juntamos y descansamos juntos.

A mitad del camino, tras pasar por Arcade, famoso por su ostras, que no hemos probado, el Camino se ha empezado a empinar, como nunca lo he vistO. Que barbaridad! Casi tocamos el cielo, pero literal.

En una cuesta empinada, se me ha venido a la mente la imagen de fruta fresca, la que me gustaría encontrar al llegar a destino. Y justo 500 metros más allá, unas mujeres estaba con fruta fresca!!!  A 300 metros de la cima… esto empieza a tener su mística… allí nos hemos juntado la mitad del grupo, los del furgón de hemos repostado. Con dos simpática señoras de Tenerife, que al enterase de donde veníamos, nos han preguntado ¿donde os quedáis hoy? Pregunta típica entre peregrinos. Lo que no es tipico es que al decirle el nombre de nuestro albergue, hayan expresado su alegría de forma efusiva. Es otro diferente al de ellas ¿porque? Estaban en el albergue de al lado del día anterior y reconocieron a las niñas, las voces… y la fiesta…. seran cosas  del apóstol!

El día ha dado anécdotas….  Como todos. Por citar sólo una. En una parada en la que nos hemos pertrechado con las conchas del camino, una con algo de incontiencia, ha sido Atacada por ortigas, en cierta parte que se usa para sentarse…. si bien la cura de la paisana que vendía las conchas, ha sido coger otras hierbas y frotarlas,  donde…. pues donde os imagináis. Todo el grupo de espaldas y  ella con su poción mágica. La lado de la carretera y los coches alucinando con la vistas!!!!!

A las 14.00 hemos llegado a Pontendra. Unos antes.

El resto después. Más de 5 horas y 22 km. Misión cumplida!!!

El cansancio empieza hacer mella. Pero tras la comida en un italiano y el descanso de tarde. Esto promete.

Ahora algo de turismo por Pontevedra. Y, sin fiesta, a seguir. Os pongo un par de imágenes de lo que puede suponer el Camino en muchos momentos y que cada uno interprete lo que quiera.

 

Espero que las niñas se animen a escribir. Lo dejo porque debo tener unai nsolacion. Estoy escuchando marchas de Semana Santa  y escuchando a un niño decir » los dos costeros atrás»…

Pero es que es verdad…. en Pontevedra en un albergue del camino, un grupo de banacazon!!

Me voy a por mí tazón de gazpacho de vino joven, con mis amigos los otros Titos!!!!

2 comentarios en “Martes 4. Segundo día de Camino.

  1. Belen

    Estupendo relato de lo que ha sido el dia!!
    A seguir que mañana estáis en el ecuador de esta fantástica aventura.
    Besos para todos y mucho animo!!!!!!!.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *