La Celebración

A las 19:30 es la misa del Peregrino, donde incluso nombrarán al Grupo de Sevilla que ha hecho el camino desde Tui. Y también a muchos Grupos que han coincido en nuestro camino. Lo de Benacazón, los de las Carmelitas de Vedruna, y muchos otros anónimos, que no sabemos sus nombres: las brasileñas, las niñas de Salteras con la camisetas del Betis, los extremeños, el matrimonio mayor con su cuñada, etc.   Pero que llevamos varios días saludándonos y con el clásico “Buen Camino”. A algunos incluso nos hemos abrazado como si nos conociéramos de toda la vida.

Tras una misa en su tiempo y el abrazo al santo. Un rato libre, para a las 21:30 irnos a cenar todos juntos. La cena de homenaje al Camino y de celebración.

Un sitio reservado para nosotros, todos juntos, con una buena comida y larga sobremesa. Discursos y menciones especiales a cada una de las niñas. El premio ha sido para todas. Por su esfuerzo, superación y ejemplo de vida. Convivencia, compañerismo, ayuda mutua y aprendizaje de que con esfuerzo se consiguen las metas.

Y ahora si… este momento mágico, hizo aflorar las emociones y las lágrimas, sentidas, profundas, con recuerdos para sus familias, si esta experiencia ha sido inolvidable, incluso irrepetible, en muchos aspectos y todos positivas, esta Celebración fue un broche al Camino, el mejor broche posible y que como nos dijeron en la misa, “El Camino no acaba aquí, sino que empieza”

Tras esta celebración de noche, nos quedaba el último día. El día de turismo, de explosión de la alegría, antes de volver a casa y de pensar que esta semana, no será una semana más de un calendario que se repite. Será una semana de la que nos acordaremos toda nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *